El taller internacional #ICDemocracia- Inteligencia Colectiva para la Democracia organizado por el ParticipaLab en MediaLab Prado a finales de noviembre de 2016, tiene resulados tangibles: ocho prototipos abiertos para mejorar la democracia.
Realizado durante dos semanas, cada proyecto tenía una idea como punto de partido. Durante la convicencia y trabajo colectivo, los coordinadores de cada proyecto fueron analizando, cuestionando, redefiniendo, diseñando, formateando y prototipando. Hasta llegar a un resultado. Todo software libre. Ocho herramientas digitales de participación ciudadana para facilitar una democracia más deliberativa; la democracia del futuro. Elaboradas por casi un centenar de mentes bienpensantes de más de treinta nacionalidades. No se conocían entre sí. Los últimos días han sido frenéticos. Pasen y vean. Este es el resultado.

Eva Rueda, Madrid

image

Jaya Klara Brekke y Pablo Aragón, dos de los mentores del taller internacional #ICDemocracia organizado por ParticipaLab


Audrey Tang, Ministra digital en Taiwán, está en MediaLab Prado. Ocupa un discreto asiento en la primera fila del Auditorio de MediaLab Prado y graba con su cámara los diez minutos de intervención estipulado para cada grupo. Sostiene su mac sobre sus rodillas y para que no se le resbale pone sus pies de puntillas. Atiende a tod@s con amabilidad y una ligera sonrisa. Podría, incluso, llegar a ser una metáfora simbólica de la democracia del futuro, la que aspira a ser reinventada entre muchos, por la denominada inteligencia colectiva, dado que los liderazgos tradicionales no están funcionando. Sabemos quién es, lo que ha hecho y lo que hace, pero nadie diría que es Ministra Digital de uno de los países más tecnológicos del mundo -Taiwán- que encabeza todos los rankings internacionales de open data -datos abiertos- y experimenta libre y abiertamente con iniciativas y herramientas para la participación ciudadana en los asuntos públicos. Audrey apoya su mochila azul en el suelo, junto a la silla, y escucha.

Escuchamos todos a Jesi, a Irene, a Francisco, a Manuel,a Virgile, a Maite, Henrique, a Pablo… Por qué la gente participa? ¿qué innovaciones y herramientas democráticas se están utilizando y dónde?¿cómo funciona el proceso? ¿cómo dar voz a aquellos que están en minoría? ¿cómo afecta mi intervención en el espectador? ¿existe alguien que se haya planteado geolocalizar las propuestas?¿podemos hacer mejores leyes? ¿qué hacemos para implicar a las personas? No todos los proyectos son prototipos ya disponibles –algunos sí y otros en breve- y hay diversos niveles de desarrollo. Incluso hay quien organizó una encuesta digital y real sobre emociones y democracia: la ha convertido en poemas. Vayamos con ellos. Con los proyectos.

image

1. EL TURNÓMETRO, DISCUSIONES EQUILIBRADAS Y EFICIENTES

Este grupo “a lo mexicano” ha desarrollado una web y una app móvil, disponible para dispositivos Google Play (antes Android). Una herramienta pensada y diseñada para debates y conversaciones, para favorecer el dinamismo asambleario también en la web y para que las discusiones sean equilibradas y más eficientes. ¿Cómo? Sincronizando los relojes en tiempos de debate y en turnos de palabra. “Vimos que si no hay orden en el debate se pueden complicar las cosas y empezamos a explorar alternativas. Una de las mejores prácticas es pedir permiso para hablar, los turnos, los tiempos, una agenda de puntos de discusión, … creemos que las emociones involucradas en las discusiones es muy importante”, destacaba Irene. La herramienta muestra quien va a hablar, se puede pedir turno y la duración de cada participación. Junto a una web y una app para android en beta, han creado un bot en telegram, redes sociales (twitter y facebook), lista de spotify y un diario del proceso.

Ahí lo tienen turnometro.org/ 
play.google.com/store/apps/turnometro

2. DIGIDEM GUIDE, PARA ENCONTRAR LA HERRAMIENTA PERFECTA
Petter, Sara, Ram, Nichole, Jennie, Nasy, Manuel …Somos Digidem, una guía para la democracia digital y la participación”. Este equipo internacional por los cuatro costados ha decidido tener un demogato que sirve de guía en el proceso. “Gato: I`ll be your guide to find your perfect tool”.

En un su presentación explicaron con detalle su proceso de aprendizaje. Inicialmente era un app para llevar a las organizaciones a las herramientas de participación ya existentes y el objetivo eran ONGs, partidos políticos y entidades locales. Pero después de pensar y repensar y entrevistar a otros observaron que la gente no quiere más apps. “Identificamos perfiles tipo, buscamos un diseño sencillo adaptado al usuario y aplicamos la metodología sprint; pasar a un prototipo real aunque no fuera real para poder hacer experimentos y poder mejorar”. El resultado es una guía en la que se quiere brindar información sobre las mejores herramientas digitales disponibles. Una lista exhaustiva de herramientas, una lista práctica que informa de las opciones que da cada herramienta: desde crear discusión hasta generar ideas, decidir sobre una cuestión o evaluar.
Ahí la tienen digidemguide.org/polis/

3. MAPPING DEMOCRATIC INNOVATIONS, MAPEANDO LAS INNOVACIONES DEMOCRÁTICAS DE MADRID Y MEDIALAB PRADO

Participedia.net es una plataforma participativa/colaborativa online que cataloga y documenta los diferentes procesos de participación política e innovación democrática que se están desarrollando en todo el mundo y en torno a este proyecto global se han desarrollado el mapping de Madrid. El equipo creado en este taller internacional de MediaLab Prado, liderado por Jesi Carson, ha documentado todas las experiencias de participación e inteligencia colectiva que se han vivido en MediaLab (todos los proyectos, qué es ParticipaLab, herramientas como pol.is y vTaiwán) …Pero también han salido a la calle. Lo digital y lo real. “Hemos podido conocer historias y alimentar la plataforma incidiendo en algunas experiencias de Madrid como Esta es una plaza, Teatro del Barrio, La Tabacalera o la PAH”, aseguraba ayer uno de los integrantes del grupo. Otra de las colaboradoras, Lucy J Parry, documentó Qmethod -utilizado para medir subjetividades- durante estos días en los que ha lanzado una encuesta digital y real sobre los sentimientos que genera la democracia y su resultado lo ha convertido en poemas. Siguiendo la metodología, todos pueden participar y colaborar en este proyecto: fortalecer la democracia a través del conocimiento compartido.

Ahí la tienen participedia.net/en/cases/medialab-prado-inteligencia
Más ejemplos participedia.net/q-methodology
participedia.net/en/polis

4. COGOBIERNA.- CONSENSO DE NORMAS PARA LA PARTICIPACIÓN

Mucha deliberación, búsqueda de consensos, de debates infinitos, de aprender a converger … No ha sido fácil, concluyen todos.  Este ha sido un grupo muy numeroso, con muchos perfiles diversos, que ha presentado el diseño conceptual y gráfico de CoGobierna, una herramienta de procesos participativos, vinculantes y transparentes. Se preguntaron ¿qué podemos aportar? Tras analizar las que ya existían y ver lo mejor y peor de cada una, apostaron por un prototipo vinculante. “No queríamos un foro interminable o propuestas imposibles con las que no fueran a comprometerse las administraciones públicas”. La herramienta se articula en varias fases; compromiso político para que sea vinculante, elaboración de propuestas y selección automática de las posibles con los criterios de presupuesto y tiempo. La interface propone un diseño sencillo y amigable “donde votar sea fácil”, una línea de tiempo donde se pueden ver los argumentos a favor y en contra, el seguimiento de cada propuesta, así como los parámetros por los que ha sido seleccionada.

image

5. DEMOCRACY EARTH, VOTO SEGURO Y DEMOCRACIA LÍQUIDA
Utilizaron la herramienta de sus compañeros de Turnómetro para su presentación. Un proyecto que llega desde París y que ha partido de la idea de usar software descentralizado y construir un incorruptible sistema de gobierno descentralizado. Proponen ser más políticos, más críticos y más creativos. Hacer política de código abierto.

Virgile Deville presentó la idea de este proyecto el pasado 18 de noviembre destacando que “la democracia necesita una seria mejora tecnológica”. Y la pregunta que ha sobrevolado a los miembros de este equipo durante las dos últimas semanas es: “¿qué es un post Estado-Nación soberano?”. El producto final es una aplicación web, una solución de voto seguro, basado en la tecnología block-chain (la tecnología que hay detrás del bitcoin permite realizar transacciones de forma fiable y segura, sin necesidad de un intermediario) y la filosofía de democracia líquida (democracia directa con delegación de voto). Un protocolo con contrato inteligente que permite un gobierno descentralizado para cualquier tipo de organización. El quid de la cuestión ha sido la validación de la identidad.

Aquí lo tienen sovereign.software/

6. CONSUL & EMAPIC, PARTICIPACIÓN GEOLOCALIZADA

Han conseguido poner en mapas las propuestas de CONSUL (software utilizado por la plataforma Decide.Madrid del Ayuntamiento de Madrid) gracias al trabajo que han desarrollado en equipo. Ayer presentaron una demo app móvil “que nos permite posicionar sobre un mapa sentimientos y opiniones de una persona,… o lo que queremos”, aseguraba satisfecho Jorge, desarrollador gallego que ha liderado el proyecto.

La integración de la localización geográfica en la participación ciudadana mediante la conectividad entre CÓNSUL y EMAPI (software de geolocalización de opinión diseñado desde la Universidad de La Coruña) era el objetivo. Tras chocar con el espinoso asunto de la privacidad -vía padrón municipal-, lo que se planteo finalmente es visualizar en un mapa las opiniones y posiciones.
Ahora podemos visibilizar las opiniones del territorio, hacer un análisis espacial de la participación. Con esta app podemos ver en un mapa los apoyos que ha recibido una propuesta”. Con Emapic+Consul se geolocalizan todas las propuestas, se selecciona cada una de ellas y se participa para construir. “Nuestra idea –añadía Conchi, una de las colaboradoras del proyecto- ha sido que fuera algo directo, y que de modo automático se autolocalize la opinión. Creemos que se puede fomentar mucho más así la participación”.

Ahí lo tienen Mapping your feelins

7. EMPUJANDO JUNTOS, DAR VOZ A LAS MINORÍAS

Cuando una mentira es repetida mil veces se puede convertir en una verdad. No queremos que las decisiones se tomen con mentiras. Cuando somos minoría no tenemos herramientas y por eso desarrollamos Empujando Juntos: queremos crear herramientas para dar voz a las minorías, que puedan ser escuchadas y que la gente que tenga dudas pueda ver la diversidad de opinión”.
Henrique Parra presentó Empujando Juntos, una aplicación desarrollada a partir del software de pol.is pero cuya arquitectura es libre e independiente y se puede implementar en cualquier otro software. Este grupo, bautizado en MediaLab Prado como “los brasileiros”, propuso partir de pol.is, cuyo CEO y fundador estuvo en el taller #ICDemocracia para impartir una conferencia, y mejorar su uso para el bien común. Colin Megill se reunió con Empujando Juntos y anuncian buenas noticias. En estos días han investigado y documentado cómo funciona pol.is y han terminado su propuesta. Una herramienta que pretende activar la participación y que ofrece al ciudadano un pulsador -Push- donde “empujar” sus argumentos con dos opciones: talk y event. Enviar un comentario a las personas con las que se coincide en opinión. Y crear un evento e invitar a aquellos que están de acuerdo con tu comentario anterior. Su próximo paso, probarlo en ciudades de Brasil. Energía extra con el pulsador Push.

8. REDACCIÓN COLABORATIVA, HACER MEJORES LEYES

En este grupo han debatido mucho y de casi todo. De lo bueno, lo malo y lo feo que es hacer salchichas –utilizaron en su presentación la salchicha como metáfora tras encontrar 3.907 resultados hablando de cómo hacer salchichas– a debatir sobre el propio concepto de deliberación sin llegar a resolverlo, cómo integrar a las minorías, huir del papel del experto a cómo hacer mejores leyes. Repensando el mecanismo de participación, tras hablar con muchos expertos y hacerse una idea de las herramientas y situación actual. Todo vino por la famosa frase de Otto von Bismarck: “las leyes, como las salchichas, dejan de inspirar respeto a medida que sabes cómo están hechas”.

Han preparado una herramienta interactiva -presentaron una demo de concepto– en la que el ciudadano puede participar en el debate y proponer cambios en la redacción de normas legales. Hacer aportaciones, consensos y disensiones. “Creemos que si el proceso de hacer una ley mejora, el resultado es también evidentemente mejor”. Se han articulado dos roles diferentes: el del ciudadano y el del redactor moderador. El primero puede seleccionar un texto y optar por tres opciones _si, no y dar opinión- y tiene la opción de ver opiniones y argumentos anteriores o crear el suyo propio. “Hemos planteado una medida de conflictividad. Los moderadores podrían decidir reescribir el artículo para mejóralo”, concluye Pablo Ojanguren . Le han denominado la Red Argos, en la que muchos ojos vigilan las aportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *